Desde tiempos remotos, muchas personas han disfrutado del baño de sauna en diversas formas en todo el mundo, y ahora se usa comúnmente en centros de salud y médicos. Durante miles de años, la sauna ha evolucionado para satisfacer las necesidades de las culturas actuales a lo largo de las generaciones. Lo que comenzó como tribus sentadas alrededor de un pozo de fuego en un agujero en el suelo se ha convertido en dispositivos de sauna de alta tecnología utilizados para todo, desde piel mala hasta cáncer.

Baños de vapor muy primitivos fueron utilizados por vikingos, aztecas, indios norteamericanos, antiguos africanos y mayas. 1, 2, 3 La práctica de bañarse en humos de aire caliente llegó a Siria, Grecia y Egipto. 4 El baño de sauna con vapor sobresaturado se practicaba especialmente entre los antiguos eslavos y en la parte oriental de la península escandinava.

Hace más de 2000 años, los pueblos de Finlandia emplearon baños de vapor calientes con baños calientes y secos y se creó la sauna finlandesa. Poco a poco ganó popularidad en toda Europa, mientras que de manera similar, se desarrolló la sauna de vapor “banya” en Rusia. En Japón, las saunas de baja temperatura (40-45 ° C) con alta humedad relativa (HR; 90 a 100%) se han utilizado durante mucho tiempo como baños de vapor.

La sauna finlandesa se ha convertido en uno de los tipos de saunas más populares del mundo. Finlandia, con una población de cinco millones, tiene cerca de un millón de saunas. La mayoría de los finlandeses toman un baño de sauna semanalmente y crecieron escuchando el dicho:

Existen varios tipos distintos de saunas: baño de vapor, sauna de calor seco, saunas infrarrojas y saunas de infrarrojo lejano (FIR). Cuando el término "sauna" se usa en la literatura médica sin ningún modificador (por ejemplo, infrarrojo), generalmente se refiere a la sauna de vapor finlandesa.

Las saunas de vapor finlandesas usan una habitación con paneles de madera con bancos de madera y un calentador radiante que mantiene la temperatura entre 70 y 100 ° C (158-212 ° F) con una temperatura de nivel de 80-90 ° C (176-194 ° F) ) El vapor se produce al verter agua sobre rocas calentadas. Generalmente se produce suficiente vapor para crear alta humedad. La duración estándar de una sauna finlandesa es de 5-20 minutos en la sauna, seguida de inmersión en frío (natación o ducha) y un período de recuperación de la temperatura ambiente antes de repetir. En una sola sesión de sauna, este patrón se repite 2-3 veces.

Las saunas de calor seco son esencialmente las mismas que las saunas de vapor finlandesas; sin embargo, la habitación utilizada es seca, por lo que no se produce vapor. El procedimiento para estas saunas también es aproximadamente el mismo que el descrito para las saunas de vapor finlandesas.

Las saunas infrarrojas utilizan un elemento calefactor diferente y generalmente no alcanzan las mismas temperaturas que las saunas de calor radiante. Tampoco hay rocas calientes sobre las que salpicar agua para obtener humedad. Hay dos tipos principales de saunas infrarrojas: infrarrojo e infrarrojo lejano (FIR).

Las saunas infrarrojas usan lámparas de calor infrarrojas incandescentes para producir calor. Emiten principalmente longitudes de onda del infrarrojo cercano, con cantidades menores de infrarrojo medio. También emiten una pequeña cantidad de luz visible roja, naranja y amarilla. Este tipo de sauna también proporciona una terapia de color cálida y estimulante. Mientras que las saunas tradicionales requieren altas temperaturas para la sudoración abundante, el infrarrojo penetra en la piel y se calienta desde el interior y también sobre la piel. Esto significa que la temperatura del aire en la sauna puede permanecer más fría, pero uno suda mucho a esta temperatura más baja y más cómoda.

Una sauna de infrarrojos tarda aproximadamente 15 a 20 minutos para que los emisores alcancen la temperatura (aproximadamente 115 a 135 ° F). Cuando se usa el infrarrojo, el bañista espera hasta que los emisores de infrarrojos en la habitación estén funcionando a pleno potencial de calentamiento. El bañista luego se sienta al lado de los emisores para permitir que el cuerpo se caliente directamente por el calor radiante infrarrojo. El bañista usará la habitación durante 20 a 30 minutos para inducir un sudor profundo; una vez que esto se logre, el bañista habrá completado la práctica de la sauna. El bañista puede lograr un efecto más directo de la terapia de calor en partes del cuerpo según cuán cerca esté expuesta esa parte del cuerpo a los emisores reales.

Las saunas de infrarrojo lejano utilizan elementos cerámicos o metálicos para el calentamiento que se emiten principalmente en el rango de infrarrojo lejano. Estos parecen ser superiores a otros tipos de sauna en la eliminación de desechos del cuerpo. La sudoración es la forma natural de eliminar y eliminar los desechos y toxinas que se han almacenado en los tejidos del cuerpo. Los calentadores de infrarrojo lejano estimulan este proceso a temperaturas bajas y cómodas. El sudor normal es 97-99% de agua; el sudor inducido por la terapia de infrarrojo lejano es solo 80-85% de agua. El resto está compuesto de toxinas endógenas y exógenas que se están movilizando, como elementos tóxicos, productos químicos, urea, colesterol y ácido láctico.

Tipos de sauna

Visible Spectrum
Ultra-Violet
("beyond violet")
Infra-Red
("below red")
 

Debido a que activa muchas de las mismas respuestas fisiológicas que el ejercicio físico, el baño de sauna se ha utilizado no solo para la desintoxicación corporal, sino que también se ha considerado como un tipo de entrenamiento físico y se usa comúnmente entre los atletas. 5 5

Se ha demostrado que durante una sesión de sauna, el cuerpo adulto quema alrededor de 300 kcal, lo que equivale a la energía necesaria para una carrera de 3-4 km. 6 Durante el baño de sauna, la frecuencia cardíaca aumenta aproximadamente el doble de su frecuencia de reposo. 7, 8 Esto se debe a que el sistema nervioso simpático y el eje hormonal hipotálamo-hipófisis-adrenal se activan intensamente para compensar el aumento excesivo de la temperatura corporal, lo que resulta en la relajación muscular y la reducción del estrés mental. 9, 10

Algunos estudios sugieren que bañarse regularmente en la sauna en realidad puede reducir la presión arterial en pacientes con hipertensión. 11,12 Bajo la influencia de la sauna, la frecuencia de la ventilación pulmonar aumenta significativamente 13, 14 y, como tal, la sauna regular generalmente aumenta la capacidad vital pulmonar (VC), la tasa de flujo espiratorio máximo (PEF) y también el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1). 15

Existen numerosos otros efectos fisiológicos beneficiosos de la sauna, particularmente la relajación de los músculos y la liberación de toxinas y otras impurezas a través de los poros que se abren mediante un tratamiento térmico. 16, 17, 18 La eliminación de tales residuos tóxicos del cuerpo proporciona una función celular aumentada y mejorada, mejorando así la salud y el bienestar general. La circulación mejorada permite que más oxígeno y nutrientes lleguen a las áreas lesionadas del cuerpo y ayuda a reducir el dolor y acelerar el proceso de curación.

El baño de sauna se ha utilizado como terapia térmica para tratar el dolor y otros síntomas de enfermedad reumática, aunque los estudios clínicos son limitados. Se ha demostrado que la sauna reduce la sensación de dolor mediante la acción directa tanto en las terminaciones nerviosas libres en los tejidos como en los nervios periféricos. 19, 20, 21 La exposición al calor de la sauna durante el baño aumenta la temperatura de la piel del bañista cerca del umbral de percepción del dolor caliente y aumenta la actividad simpática.

Fisiología

Muy a menudo, el baño de sauna es un procedimiento aplicado para la restauración biológica en atletas tanto profesionales como aficionados. 22, 23, 24 Los estudios también documentan la efectividad de la terapia de sauna para personas con hipertensión, insuficiencia cardíaca congestiva y para la atención de infarto de miocardio. 25 Algunas personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) 26 , fatiga crónica 27 y dolor reumático crónico 28 también encuentran beneficio. La evidencia existente respalda el uso de saunas como un componente de los protocolos de purificación o limpieza para enfermedades inducidas por el medio ambiente. 29, 30

Indicaciones

En general, el baño de sauna tiene un historial histórico comprobado de seguridad. Solo hay unas pocas circunstancias en las que la sauna puede estar contraindicada o debe realizarse con precaución.

El baño de sauna está contraindicado durante los embarazos de alto riesgo y para pacientes con angina de pecho inestable, infarto de miocardio reciente y estenosis aórtica severa. La presión arterial puede disminuir después de la sauna, lo que a veces resulta en síncope Como el baño en la sauna conduce a la pérdida de líquidos inducida por el sudor de la piel, se debe restaurar la hidratación y los electrolitos. La ingesta de alcohol mientras se baña en la sauna puede crear serios riesgos para la salud y debe evitarse.

Pero los estudios sugieren que para la mayoría de las personas, el baño de sauna es un hábito de salud recomendable con numerosos beneficios.

La seguridad

 

Referencias

  1. Livingston, R., 2010, Medical risks and benefits of the sweat lodge, J Altern Complement Med 16 (6):617–619. MARINO, P.L., 2001, Toksyczne działanie tlenu. W: Intensywna terapia, Wydawnictwo medyczne Urban & Parter, Wrocław, 31-48. 

  2. Sauna, 2004 b, Ogólnopolski Kwartalnik Polskiego Związku Saunowego, 2:5-6. 

  3. Harvard Men’s Health Watch, 2005, Saunas and your health, 6-7. IL-SUK, S., et al., 2010, Preliminary clinical experience with waon therapy in Korea: Safety and Effect, J Cardiovasc Ultrasound 18(2):37-42. 

  4. Sauna, 2004 a, Ogólnopolski Kwartalnik Polskiego Związku Saunowego, 1:6-7. 

  5. Pilch, W., 2010, Changes in the lipid profile of blood serum in women taking sauna baths of various duration, Int J Occup Med Environ Health, 23(2):167-174.

  6. Tanny, A., 1995, Sauna, Lady Fitness, 43–44. 

  7. Kauppinen, K., 1989, Sauna, shower, and ice water immersion. Physiological responses to brief exposures to heat, cool, and cold. Part II. Circulation, Arctic Med Res 48:64-74.

  8. Kukkonen-Harjula, K., et al., 1989, Haemodynamic and hormonal responses to heat exposure in a Finnish sauna bath, Eur J Appl Physiol 58:543-550. 

  9. Jezova, D., et al., 1994, Sex differences in endocrine response to hyperthermia in sauna, Acta Physiol Scand 150:293-298. 

  10. Kauppinen, K., et al., 1989, Some endocrine responses to sauna, shower and ice water immersion, Arctic Med Res 48:131-139.

  11. Winterfeld HJ, Siewert J, Strangfeld D, et al. Die Saunatherapie bei koronarer Herzkrankheit mit Hypertonie nach Bypassoperation, bei Herzwand-Aneurysma-Operation und bei essentieller Hypertonie. [Effects of saunatherapy on patients with coronary heart disease with hypertension after bypass operation, after heart aneurysm operation and essential hypertonia]. Z Gesamte Inn Med. 1993;48:247-250.

  12. Gayda, Mathieu, et al. Effects of sauna alone and postexercise sauna baths on blood pressure and hemodynamic variables in patients with untreated hypertension. The Journal of Clinical Hypertension 14.8 (2012): 553-560.

  13. Pilch, W., et al., 2006, Zmiany wybranych wskaźników fizjologicznych u kobiet pod wpływem termicznego przegrzania w saunie, Medicina Sportiva Practica, 7(4):50-53.

  14. Hanninen, O., 1986, The sauna-stimulating and relaxing, News in Physiological Sciences, 1:179–181. 

  15. Laitinen LA, Lindqvist A, Heino M. Lungs and ventilation in sauna. Ann Clin Res. 1988; 20(4):244-8.

  16. Crinnion, Walter J. Sauna as a valuable clinical tool for cardiovascular, autoimmune, toxicant-induced and other chronic health problems. 
    Alternative Medicine Review, Sept. 2011, p. 215+. Academic OneFile, Accessed 1 Feb. 2018.

  17. Beever, Richard. The effects of repeated thermal therapy on quality of life in patients with type II diabetes mellitus. The Journal of Alternative and Complementary Medicine 16.6 (2010): 677-681.

  18. Rea, W. J., Y. Pan, and A. R. Johnson. Clearing of toxic volatile hydrocarbons from humans. 
    Boletin de la Asociación Médica de Puerto Rico 83.7 (1991): 321-324.

  19. Oosterveld, Fredrikus GJ, et al. Infrared sauna in patients with rheumatoid arthritis and ankylosing spondylitis. Clinical rheumatology 28.1 (2009): 29.

  20. Nurmikko, Turo, and Aki Hietaharju. Effect of exposure to sauna heat on neuropathic and rheumatoid pain. Pain 49.1 (1992): 43-51.

  21. Isomäki, H. The sauna and rheumatic diseases. Annals of clinical research 20.4 (1988): 271-275.

  22. Sutkowy, Paweł, et al. The effect of a single Finnish sauna bath after aerobic exercise on the oxidative status in healthy men. Scandinavian journal of clinical and laboratory investigation 74.2 (2014): 89-94.

  23. Podstawski, Robert, et al. Sauna-induced body mass loss in young sedentary women and men. The Scientific World Journal 2014 (2014).

  24. Pilch, W., et al. Comparison of physiological reactions and physiological strain in healthy men under heat stress in dry and steam heat saunas. Biology of sport 31.2 (2014): 145.

  25. Prystupa, Tetyana, Alicja Wołyńska, and Jan Ślężyński. The effects of Finnish sauna on hemodynamics of the circulatory system in men and women. Journal of Human Kinetics 22 (2009): 61-68.

  26. Kunutsor, Setor Kwadzo, Tanjaniina Laukkanen, and Jari Antero Laukkanen. Sauna bathing reduces the risk of respiratory diseases: a long-term prospective cohort study. European journal of epidemiology (2017): 1-5.

  27. Masuda, Akinori, et al. The effects of repeated thermal therapy for two patients with chronic fatigue syndrome. Journal of psychosomatic research 58.4 (2005): 383-387.

  28. Isomäki, H. The sauna and rheumatic diseases. Annals of clinical research 20.4 (1988): 271-275.

  29. Kroll-Smith, Steve, and Anthony E. Ladd. Environmental illness and biomedicine: Anomalies, exemplars, and the politics of the body. Sociological Spectrum 13.1 (1993): 7-33.

  30. Rea, William J., et al. Reduction of chemical sensitivity by means of heat depuration, physical therapy and nutritional supplementation in a controlled environment. Journal of Nutritional & Environmental Medicine 6.2 (1996): 141-148.

  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Twitter
  • YouTube

© 2017-2020 Dr. James Odell, ND, OMD, L.Ac. 

EL CONTENIDO DE ESTE SITIO SE PRESENTA EN FORMA RESUMIDA, ES DE NATURALEZA GENERAL Y SE PROPORCIONA SOLO PARA FINES INFORMATIVOS; NO ES UN CONSEJO, NI DEBE SER TRATADO COMO TAL. Si tiene alguna inquietud relacionada con la atención médica, llame o consulte a su médico u otro proveedor de atención médica calificado. Este sitio NO está destinado a ser un sustituto de la consulta de un proveedor de atención médica: NUNCA DESPIERTA EL ASESORAMIENTO MÉDICO O LA RETRASO AL BUSCARLO POR ALGO QUE HA VISTO EN ESTE SITIO. No hacemos representaciones, ni garantías, ni asumimos ninguna responsabilidad por el contenido de este documento; ni respaldamos ningún producto, proveedor o servicio en particular.